¡Solidaridad más allá de las fronteras – construyendo democracia desde abajo!

Los programas de austeridad y las privatizaciones impuestas por la Troika deciden sobre las vidas de millones de personas de toda Europa. Juntas, con gente de todo el continente y del resto del mundo, nos resistimos a esta reestructuración capitalista que se efectúa sobre las espaldas de las trabajadoras y de las desocupadas, de los pensionistas, los migrantes y los jóvenes. Todas juntas decimos “¡No debemos, no pagamos!”.

Mientras que la crisis de régimen de la Unión Europea implica la construcción de más y más fronteras de todo tipo con el objetivo de dividirnos, explotarnos y oprimirnos, están emergiendo nuevos movimientos trasnacionales. Somos parte de movimientos sociales, altermundialistas, migrantes, precarias, hipotecadas y endeudadas, y queremos conectar nuestras luchas y potencialidades más allá del estado-nación. Durante la semana anterior a las elecciones del Parlamento Europeo hacemos un llamamiento a la fuerza multitudinaria de estos movimientos, para instituir democracia real desde abajo.

Instituir #Democracia

En tiempos de crisis, se nos dice que no hay alternativa a la austeridad. Pero la gente pagamos, sufrimos y morimos, mientras los bancos han sido rescatados con centenares de millones de euros. La deuda y la explotación, la riqueza y la precarización, son dos caras de la misma moneda. Este régimen autoritario en crisis no nos representa. Su verdadero objetivo -servir al capital- está marcado por la ideología, supuestamente neutra, de las finanzas. La crisis neoliberal no puede ser resuelta con más ajustes neoliberales. Estos destruyen nuestros derechos sociales, recortan el bienestar, y rediseñan la redistribución económica en favor del capital, haciendo competir unos territorios con otros.

El capitalismo es la crisis. La pobreza no es sólo el resultado del desempleo, sino también de las injustas decisiones tomadas por los gobiernos, y de una la larga transformación acelerada por la gestión política de la crisis. El capitalismo global divide los ricos y los pobres, los migrantes y las ciudadanas, incluso las ciudadanas entre sí mismas, y explota estas divisiones para beneficiarse de ellas. ¿Acaso la libertad es elegir entre precariedad y desempleo? ¡Luchemos por la igualdad económica y social para instituir democracia real desde abajo!

Apropiémonos de los #Comunes

Es el momento de apropiarnos de los comunes. La riqueza que produciemos con nuestra cooperación social está siendo expropiada. La desposesión de riqueza de nuestro planeta está destruyendo nuestro medio de vida. Todas sufrimos las consecuencias del cambio climático, la destrucción de la biodiversidad, el peligroso desgaste planetario, la contaminación y el biocidio. Las bases de nuestra reproducción social, incluyendo la sanidad, la vivienda, la educación y los derechos, son objetos de especulación. El incremento de los alquileres en la mayoría de ciudades europeas están forzando a mucha gente a desplazarse, y la explosión de la burbuja hipotecaria, especialmente las ciudades del sur de Europa, está devastando la vida para millones de personas. Al mismo tiempo incrementa una mortailidad infantil, y las enfermedades psicológicas, y cierran hospitales y privatizan la sanidad.

La propiedad y gestión pública y privada pueden ser superadas por formas de propiedad y gestión común de los recursos. Tenemos algunos ejemplos, como proyectos de vivienda gestionada en común (en España la Obra Social de la PAH), iniciativas sociales para hacer frente al incremento de los alquileres y a los desahucios, fábrica ocupadas, espacios de autoformación, o clínicas sociales autogestionadas (como en Grecia, donde ya hay más de 50). En vez de dejar que cierren hospitales, que desahucien a la gente de sus casas y deslojen espacios sociales, organicémonos para recuperar los que es nuestro. Estas prácticas son a la vez los embriones de nuevas legislaciones, que están ya siendo escritas por la práctica diaria de las luchas.

Luchemos #Juntas

Europa es trasnacional desde el momento en que está cruzada por millones de mujeres y hombres que migran aquí desde sus casas en otras partes del mundo, para buscar una vida mejor. De esta forma ponen en práctica la libertad de movimiento. La UE militariza y fortalece las fronteras racistas, donde miles de personas mueren o son asesinados o violadas. Las consecuencias del colonialismo y del imperialismo obligan a los migrantes a vivir en la subordinación, la ilegalidad, la detención y la deportación. El objetivo es capitalizar su fuerza de trabajo. La extracción de riqueza está contruida sobre el racismo institucional, la externalización de las fronteras y la explotación de las periferias europeas por parte de los centros.

Las instituciones del Estado y los gobiernos usan los prejuicios y el miedo para asegurar sus privilegios. El racismo y el fascismo son propulsados por la crisis y las políticas de austeridad y de escasez. En las calles los rumaneses, gitanos y homosexuales son atacados, en las fronteras los africanos son asesinados, y en las instituciones se forjan alianzas peligrosas. Se prevé que los partidos de ultraderecha crezcan en votos en las próximas elecciones europeas. El racismo, el sexismo y el chauvinismo son usados para dividirnos y hacer las luchas más débiles. Pero nuestras vidas y luchas están conectadas. Solidaridad activa significa luchar por los derechos de todas, en todas partes. Es el momento de superar las fronteras mediante la solidaridad y la lucha en conjunto.


Participa en la semana de acciones descentralizadas del 15-25 de Mayo de 2014! Juntas cambiaremos la Europa del 1%!